¿Mente pobre o rica? Cambia tu vida cambiando tu mentalidad

Tener una mentalidad de pobre o de rico esconde mucho más significado de lo que te puedas imaginar.

Aunque en la mayoría de los casos pensemos únicamente en el dinero o en lo material, que por supuesto tiene mucho peso, hay otros muchos factores que componen pensar como un rico o como un pobre.

No solo hay que enfocarlo en alcanzar una buena economía o tener mucho éxito financiero, también hay otras muchas cosas que diferencian un pensamiento de otro.

Cosas como la superación, la perseverancia, la paciencia o la constancia (entre otros) son piezas claves para tener un pensamiento u otro.

Quizás no sea un pensamiento, sino más bien se trate de aptitud y actitud.

De nada te sirve pensar como lo haría un rico si luego no eres capaz de llevar a la práctica ciertas actitudes que necesitarás para obtener ese éxito.

De modo que se necesita, en primer lugar, trabajar de forma interna, es decir, empezar por obtener ciertas aptitudes.

Esto, evidentemente, sería para tener una mentalidad positiva (de rico), que no es más que un conjunto de aptitudes que necesitas interiorizar para finalmente tener esa actitud que te lleve a ese éxito que necesitas.

En cambio, cuando tienes una mentalidad negativa (de pobre) ésta no es más que la escasez, podríamos decirlo así, de esas aptitudes. Es la ignorancia de ese poder que tenemos para cambiar nuestra realidad.

Realmente no es algo que no puedas conseguir, todo lo contrario, pero necesitas cambiar la visión que tienes de tu vida, de las cosas y de la propia realidad.

La mayoría de las personas que habitan este mundo tienen mentalidad de pobre, ellos solos se limitan.

Lo he dicho muchas veces en otros post y lo seguiré diciendo:

Si crees que conseguir algo en tu vida es imposible, estás en lo cierto.

Todo pasa primero por tu cabeza, por tu mente, es ahí donde en un principio tienes que darle forma para luego plasmarlo en tu realidad, en tu vida.

Sería algo como, por ejemplo, la obra de un pintor. Primero tiene que construirla en su cabeza para posteriormente plasmarla en un lienzo.

Pues igual ocurre con tu vida. Primero tienes que pensar o visualizar qué deseas conseguir en el mundo exterior para pasar a la acción y construir esa realidad.

¿Cómo es la mentalidad de pobre?

Como he dicho un poco más arriba, es la forma de pensar que tiene la mayoría, que no es más que el desconocimiento del potencial que cada uno tiene de sí mismo.

Básicamente podríamos resumirlo de la siguiente forma:

  • Falta de autoestima: Creerte incapaz de conseguir eso que sueñas.
  • Negatividad: Ver todo lo malo sin observar el lado positivo de las cosas, sucesos o acontecimientos en tu vida.
  • Falta de acción/pereza: Esperar que alguien haga las cosas por ti.

De todas estas actitudes pueden salir muchas otras que derivan de ellas, como puede ser la envidia, creer que algo es muy difícil, no creerte capaz, etc…

Normalmente la persona que tiene esta mentalidad tiende a esperar a que las cosas lleguen por sí solas, a criticar a los demás (envidia) y a quejarse en exceso.

Todo esto da lugar a refugiarse constantemente en su pasado, en sus fracasos. No se dan cuenta que el camino hacia el éxito lo conforma un sin fin de fracasos.

Tienes que fracasar, es más, fracasarás constantemente antes de llegar a tu meta, forma parte de este juego y hay que entenderlo.

Estamos acostumbrados a ver solo la parte buena de las cosas, o más bien estamos acostumbrados a quedarnos solo con lo bonito de cada historia o experiencia.

Hay que entender y tener claro que cualquier propósito que tengas en la vida pasa por una serie de dificultades (llámese fracaso o como se quiera) y es inevitable no pasar por ellas.

Por eso es importante tu aptitud, tu cabeza aquí es la base de todo y necesitas tener una preparación mental para aguantar las caídas, volverte a levantar y empezar de cero. Todo esto forma parte del proceso al éxito.

No seas víctima de tus fracasos, tienes que verlos como algo constructivo, algo que te está haciendo avanzar y aprender. Estás adquiriendo experiencia, algo que es fundamental.

Verte como un fracasado

Cuando una persona se ve fracasada quiere decir que cumple todos los «requisitos» que hemos descrito más arriba (y probablemente algunos más).

Hay mucha gente que empieza a trabajar en su meta con mucha ilusión y perseverancia (algo que está muy bien), pero a la mínima que se encuentran una dificultad o algún problema que le hace retroceder en el camino, abandona.

Retroceder, bajar algún peldaño de tu escalera al éxito en muchos momentos es totalmente normal, nada es perfecto ni tampoco un camino de rosas.

Conseguir las cosas que quieres o las metas que te propongas conllevará una serie de «fracasos», aunque creo que la terminología que mejor lo definiría sería más bien aprendizaje o experiencia.

Cuando surgen este tipo de inconvenientes debes de ver las cosas con optimismo (con la mente de un rico) y persistir, ver el lado positivo y quedarte con el aprendizaje que te ha proporcionado ese «fracaso».

Es como se suele decir: «Para atrás solo para coger impulso».

Rectifica en las cosas que te han llevado a ese estado y corrige y ajusta tu ruta para no volver a caer o tropezar con la misma piedra.

Solo así se consiguen las cosas, nadie nace «enseñado» ni con un mapa de la ruta que debe seguir para alcanzar el éxito, por tanto, modifica tu visión y quédate siempre con lo positivo de todo lo que te ocurra.

«Soy muy mayor para conseguir mis metas»

Otro de los mayores inconvenientes que tiene mucha gente es el tema de la edad. Verse que ya no tienen tiempo para conseguir su sueño no es más que una excusa.

Siempre hay tiempo para hacer lo que quieras, pero si piensas que ya eres muy viejo/a para hacerlo, tú mismo te estás limitando.

Es normal que al llegar a cierta edad tengamos más responsabilidades y tengamos menos tiempo para hacer esas cosas que deseamos, pero siempre se pueden hacer ajustes en tu vida, organizarte y sacar ese tiempo que necesitas para realizarte.

Aunque sean 5 minutos cada día. Si lo conviertes en un hábito, esos 5 minutos con el paso del tiempo se convierten en horas.

El problema es cuando no haces nada, te quejas y solo ves un problema que nada más existe en tu cabeza.

Ponte a trabajar, diseña un plan de acción y crea un hábito diario. Verás que con el paso del tiempo habrás conseguido mucho más que si solo te dedicas a lamentarte, quejarte y pensar de forma negativa.

Yo creo que es mejor esto que vivir frustrado/a toda tu vida porque no conseguiste eso que te hace feliz. Tu realización.

Sal de tu zona de confort

Algo muy característico de una mentalidad de pobre es quedarse acomodado y verlo todo muy difícil de alcanzar.

Por supuesto que las cosas son difíciles de conseguir, cuestan trabajo e igual años de sacrificio (depende de tu meta), pero si nunca empiezas nunca acabarás.

Oblígate a hacer cada día un poco, márcate pequeñas metas dentro de tu objetivo y verás como es mucho más cómodo para ti ir subiendo escalones.

Igual ya tienes un buen trabajo, un sueldo que te da para vivir bien y ciertas comodidades en tu vida y por eso te dices a ti mismo/a que para qué tanto esfuerzo.

El tema está en encontrar tu realización y no pensar tanto en lo material, en sentirte feliz con lo que haces y disfrutar de la vida.

Este puede ser tu problema, el pensar que tienes una vida cómoda y, entonces, ¿para qué me voy a esforzar en conseguir esa vida de ensueño?.

No te limites a ti misma/o y ponte a hacer eso que deseas, aunque sea solo unos minutos al día, verás que con el paso del tiempo te alegrarás y verás que poco a poco puedes conseguir todo lo que te propongas.

¿Cómo es la mentalidad de rico?

Aunque entendemos que tener mentalidad o pensar como un rico es riqueza material (y evidentemente es así), hay muchos otros factores que hacen que esa forma de pensar sea así.

Lo que quiero decir es que el/la que tiene este tipo de mentalidad, no solo puede conseguir o tener riqueza material en su vida, sino que podrá conseguir todo lo que se proponga además de hacer que su vida sea mucho más placentera.

Vivir como deseas o como realmente necesitas para ser feliz, esa es la gran diferencia o ventaja de tener esta mentalidad.

Ser positivos y ver el lado bueno de las cosas que te ocurren es fundamental, además de otras muchas capacidades como:

  • Paciencia,
  • Constancia,
  • Esfuerzo,
  • Sacrificio.

Con estas 4 capacidades cumples todos los requisitos para tener un «espíritu de rico».

Más bien yo diría que son los 4 mandamientos que debes cumplir a rajatabla si quieres tener éxito en cualquier área de tu vida.

Necesitas paciencia para esperar los resultados que deseas, tienes que tener claro que obtener lo que quieres lleva un tiempo. Pueden ser días, meses e incluso años, depende de tu meta.

La constancia es fundamental y no debes decaer nunca por muy grande que sean los obstáculos que se te presenten.

Tendrás que insistir y levantarte por muy grande que sean las «caídas» ¡siempre!. Caer y no levantarse no sirve de nada.

Sé perseverante y no te rindas nunca. Alcanza tus objetivos, fíjate en ellos y visualiza fijamente la meta.

Tendrás que esforzarte y dar el máximo de ti. Aunque de primeras no te salgan las cosas, aunque fracases, aunque te hagan la zancadilla.

Por muy difícil o amarga que se pongan en algunos momentos ciertas circunstancias, esfuérzate por conseguir enmendar las situaciones y ser resolutivo/a.

No busques las respuestas o las soluciones a tus problemas en los demás. Tienes que tener claro que tú eres el responsable de todo lo que ocurre en tu camino al éxito, así que no culpes a nadie, mira al frente (a tu meta) y sigue adelante.

Tendrás que sacrificar muchas cosas, la primera será tu tiempo y con ello todo lo que conlleva.

Aunque te suene un poco excesivo, tendrás que «obsesionarte» con eso que quieres conseguir, tenerlo siempre en mente, pensar siempre en ello, buscar caminos, respuestas, oportunidades, etc…

Tu pensamiento es fundamental aquí, por lo tanto, pensar constantemente en tus objetivos te harán motivarte y comenzarás a darle forma a tu realidad.

Recuerda que cuando estás pensando algo y estás actuando para hacer que se materialice, estás creando tu realidad. ¡Así que cree y crea!

Ver oportunidades donde otros no las ven

La mente de una persona rica ve siempre oportunidades donde el resto de los mortales no las ven.

No se deja influir por el pensamiento pesimista de los demás porque sabe que si algo se propone puede llegar a conseguirlo.

Recuerda que la mente pobre es pesimista y piensa que todo es muy difícil, cuesta mucho esfuerzo o es algo imposible.

Ese tipo de pensamientos es lo que favorece a las personas que tenemos una mente de rico, tenemos muchas más oportunidades, pero no porque la suerte esté de nuestro lado, sino porque somos capaces de ver donde ellos no pueden (o no quieren, mejor dicho).

Para entenderlo imagina que tienes una idea, una idea loca, algo original, algo que no se ha inventado, por ejemplo: Montar un negocio de insultos personalizados.

Cuando muestras tu idea a la gente, te dirán que estás chiflado y que eso no va a ningún sitio, intentarán (de forma inconsciente) sabotear tu idea.

Esto ocurre porque no ven las posibilidades que tú si ves, porque no es lo convencional y porque no está inventado.

Pasa igual que cuando salió Internet en los años 90. Todo el mundo pensaba que eso era algo peligroso, que no tendría futuro, etc…

Sin embargo, aquellos que tuvieron más visión son hoy en día multimillonarios o personas con una gran riqueza material.

Igual pasa con la aparición del famoso Bitcoin, cuando hizo su aparición pocas personas se fiaban de ese dinero electrónico, pero lo cierto es que hace unos años su precio estaba por debajo de 1 €.

Si hubieras comprado en aquel entonces unos 30 € de bitcoins (teniendo en cuenta que su precio actual es de unos 8.000 €) tendrías hoy unos 240.000 €.

Por eso, la opinión de los demás (incluyendo a las personas que tienes más cerca) no tienes que tenerla en cuenta. Si la tienes, llegarás a obtener lo mismo que ellos, NADA.

Si lo deseas, puedes leer este post, seguro que te ayudará a entender mejor lo que en este apartado te comento.

Invertir parte de tu riqueza

Una vez que has conseguido algunos de tus objetivos y empiezas a obtener resultados, es imprescindible que inviertas gran parte de tu capital.

El dinero tiene que fluir, tiene que moverse como lo hace un río. Si lo mantienes estancado no te servirá de mucho.

Aunque no pretendo dar una clase de economía, es importante que tengas claro que los ricos no solo gastan dinero (estás muy equivocado/a si lo crees así).

Los ricos se dan «pequeños caprichos» en relación al dinero que tienen.

Tienes que tener claro que la clave aquí es tener un «plan» para tu economía, es decir, dinero que entra a tu cuenta (ingresos), dinero que sale (gastos) y dinero que se queda (ahorros).

La mayoría de la gente tiene las 2 primeras bastante claras porque es algo natural en la economía de cualquier persona, pero la tercera (el ahorro) pocas son las personas que saben utilizarlo.

El ahorro, en la mayoría de los casos, se utiliza para disfrute y gastos extras y e aquí el gran error.

El ahorro mensual de una persona tiene que ser en gran parte para utilizarlo como inversión y aumentar tu riqueza.

Sea la cantidad que sea, da igual, piensa en invertirlo para que ese dinero te de rentabilidad.

Puede ser en la bolsa, negocios o en lo que se te ocurra, aunque yo te recomendaría invertir en bolsa a largo plazo y hacer que tu dinero suba al mismo ritmo que lo hace el mercado.

Para entenderlo pondremos un ejemplo.

Economía de una mente pobre:

  • Dinero que gasta: 80%
  • Dinero que ahorra: 20%
  • Dinero que invierte: 0%

Economía de una mente rica:

  • Dinero que gasta: 50%
  • Dinero que ahorra: 30%
  • Dinero que invierte: 20%

Estos porcentajes son inventados, no quiere decir que haya que gestionar tu dinero de esa forma, pero es una manera de ver cómo las mentalidades de pobres no invierten nada su dinero.

De esta forma el rico siempre hace dinero con su propio dinero y no gasta en cosas innecesarias, aunque pienses lo contrario.

Por tanto, gestionar bien tu riqueza es fundamental y no estaría mal introducirse en el mundo financiero. Si quieres hacerlo te recomiendo encarecidamente que empieces por el libro de «Educación Financiera» de Gregorio Hernandez.

Este tema requeriría de bastante estudio, ya que la economía, o la educación financiera, no es algo que esté muy introducido en nuestra sociedad, por eso te recomiendo que leas el libro de Gregorio, seguro que aprenderás un montón.

Conclusión

Lo que quiero que se entienda en este post es que tener mente de rico o pobre no es solo algo relacionado al dinero.

Si tienes mentalidad de rico, llegarás a conseguir lo que realmente necesitas para ser feliz, independientemente de la riqueza que puedas obtener.

Cuando consigues eso que deseas y que necesitas, lo demás llega solo a tu vida, ya sea dinero, felicidad, abundancia, tiempo libre, etc…

El caso es que encuentres tu camino, ese que es diferente al resto de los demás y que no tiene por qué parecerse ni mucho menos ser igual.

Uno de los grandes problemas de nuestra sociedad es que nos educan y nos enseñan a vivir en serie, lo que provoca frustraciones y fracasos en la mayoría.

Tienes que ver tus posibilidades, tus dones, en qué eres único/a y en lo que puedes destacar; en qué puedes ayudar a los demás.

Así que ánimo, emprende tu viaje al éxito. Si aun no sabes por donde puedes empezar igual puede ayudarte mi artículo: ¿No sabes qué hacer con tu vida?.

Para lo que necesites no te olvides que puedes dejarme un comentario y aportar lo que desees.

   

Deja un comentario