Mi libertad es inestimable, no voy a volver a «Prostituirme»

Desde hace unas semanas decidí dejar de vender mi vida, de «prostituirme» ocupando mi tiempo en pensar y obrar con el único objetivo de hacer dinero.

En el oficio de la prostitución alquilamos nuestro cuerpo para el beneficio de otros a cambio de dinero, pero ¿a caso no hacemos lo mismo con nuestro trabajo?

Cada día que te levantas y vas a trabajar, seas empresario o trabajador, estas coartando tus libertades naturales (esas que Dios te ha dado), estás prostituyendo tu vida.

Tu felicidad ¿dónde queda? ¿dónde la tienes? ¿lo sabes? ¿sabes si eres feliz? ¡Vamos, pregúntatelo, haz una pausa y reflexiona! ¿Eres feliz con la vida que llevas?

Vida, que sepamos, solo hay esta que estamos viviendo y no sabemos si mañana seguiremos aquí ¿crees que la estás viviendo como realmente desearías o hay algo en el fondo de tu alma que te dice que te falta algo?

Te hago otra pregunta ¿sabes qué es la felicidad o solo conoces la felicidad orgásmica?

La felicidad orgásmica como tal no existe, simplemente es un término que utilizo para esa «felicidad» que experimentas cuando te compras algo, haces un viaje, conoces a una persona, ganas mucho dinero, etc… pero su efecto, podríamos decir que, dura lo que dura un orgasmo.

Es una falsa felicidad, producida en la mayoría de los casos por cosas materiales, cosas que solo te puede dar el dinero.

La verdadera felicidad no existe ahí afuera, existe en ti, en tu interior, pero para poder encontrarla necesitas algo que te han quitado sin darte cuenta, tu libertad.

Tener tiempo para hacer lo que quieras cuando quieras no es algo que muchos puedan presumir de tener. En el día a día todos tenemos muchas obligaciones, responsabilidades, deberes, etc…

Cada vez tenemos menos tiempo y el poco que tenemos intentamos estirarlo al máximo para que nos quede algo y poder disfrutar de hacer las cosas que nos gustan.

Pero no solo me refiero al tiempo que ocupamos en el trabajo, también en el que gastamos con otras personas (amigos, familia, pareja, etc…). Tener la libertad de no sentirte atado/a a otras personas influye mucho en tu felicidad.

Aunque tampoco me quiero ir demasiado por las ramas, ya que en esta ocasión me quiero centrar en la «libertad laboral», en no trabajar, o no hacerlo, al menos, como la mayoría lo entiende.

Tener libertad es la base de la felicidad

En un post anterior anunciaba mi «jubilación» a partir de mis 34 años y la verdad es que no me he sentido mejor en mi vida. Además, no solo me he jubilado, sino que, justo antes, el día 31 de enero me casé y me mudé. Todo fue así, rodado.

Tengo que decir que ya tenía en mis planes casarme, pero no tenía ni idea del día en que lo iba a hacer, además, en el momento de escribir el post de la jubilación tampoco tenía en vista ninguna casa ni ubicación nueva donde irme a vivir.

El caso es que todo ha salido así y en el tema de la mudanza hemos cambiado hasta de población (de Tolox al Valle de abdalajís), así que imagínate la de cambios que hemos hecho en nada de tiempo (junto a mi cumpleaños que fue el día 1 de febrero).

Yo he decidido cambiar mi vida aportando más libertad para obtener más felicidad haciendo otras cosas que enriquecen más mi interior.

En principio he decidido (junto a mi mujer) vivir más humildemente y reducir gastos en cosas (que podríamos llamar de lujo) como por ejemplo en el alquiler. Simplemente se trata de vivir bien cubriendo todas las necesidades de la familia.

Lo que era mi trabajo, ya de por sí, me permitía tener esa libertad geográfica, es decir, para trabajar solo necesito una conexión a Internet por lo que puedo vivir en cualquier parte del mundo.

Por eso decidimos vivir en un pueblo, por tranquilidad, calidad de vida y porque los precios del alquiler y de la «vida» en general son mucho más reducidos que en las ciudades.

Después de tomar la decisión de jubilarme hemos decidido cubrirnos aun más las espaldas en cuanto a nuestra economía, haciendo varios ajustes que nos hace ahorrarnos mucho dinero todos los meses pero sin tener que reducir nuestra comodidad o calidad de vida.

Por ejemplo, aquí, en el Valle de abdalajís, hay un empresa Malagueña proveedora de Internet (Mowitel) que nos ha puesto una línea de fibra óptica de 200MB por 32€ al mes para siempre, cosa que con otros proveedores pagas más del doble.

Si hablamos del alquiler, actualmente estamos pagando 300€ mensuales por una casa de 180 m2, lo que nos permite vivir con bastante comodidad (a ver dónde encuentras tú una casa de esas dimensiones por ese precio en una ciudad).

En fin, que no quiero contarte mucho mi vida en ese aspecto, solo pretendo mostrar que teniendo libertad, en este mundo en el que parece que cada vez todo está más caro, puedes vivir bastante bien, solo que hay que apartarse un poco del rebaño.

En mi caso lo que quiero es disfrutar de mi tiempo como me plazca sin importarme mucho el tema económico. Mi meta ahora es vivir de otra forma que para mi ya es posible.

Con respecto al trabajo simplemente se trata de cambiarle el nombre de: Trabajo a Disfrute.

No quiere decir que no vaya a hacer nada con mi vida, de hecho ya lo estoy haciendo, estoy escribiendo en este blog y mi meta es llegar a muchas miles o millones de personas.

Lo demás ya vendrá solo, como te comentaba en el post de mi jubilación el tema económico no es algo que me preocupe porque tengo la seguridad y la confianza de que no me tengo que preocupar.

También es cierto que de una u otra forma sigo facturando cada mes debido a todo el trabajo que he realizado en estos últimos años, pero no quiero seguir siendo un esclavo de este sistema.

Realmente pienso que mi vida vale mucho más y que mi libertad y mi tiempo valen mucho más que el dinero.

¿Que el dinero es necesario para vivir? sí, claro que sí y tiene su importancia en esta vida como todo, pero no quiero que conseguirlo sea algo frustrante, estresante o amargante.

Con vivir humildemente y tener para vivir con dignidad ya me es suficiente a mi y a mi familia.

Todos podemos ser libres

Tú también puedes vivir como realmente quieres, solo tienes que aceptar el vivir así y hacerlo, en el momento en que lo hagas y te veas lo habrás conseguido.

El tema está en encontrar lo que realmente te hace feliz e intentar vivir de ello. Ten en cuenta que hoy en día estamos en la era de la información, la información es el dinero y es por lo que las grandes empresas (como Google) se están peleando.

Facebook, twitter, las redes sociales en general y todo lo que ves en Internet utilizan tus datos para hacer dinero ¿cómo? sabiendo lo que necesitas en cada momento.

Están manejando tu vida, están coartando tu libertad y tu forma de pensar, pero no te das cuenta porque piensas que ese anuncio que aparece en facebook o en una página web mostrándote eso que necesitas es una simple casualidad.

Pues no, están rastreando en cada momento todo lo que buscas (cookies), lo que hablas y los lugares que frecuentas para venderte lo que saben que necesitas.

Esto no es una conspiración ni una historia que me estoy inventando, esto es a lo que yo me he dedicado en los últimos años en Internet para hacer llegar a la gente a mis sitios webs (tiendas, blogs, webs, etc…) y venderles eso que creen que necesitan, haciéndoles ver que lo que ven es lo mejor (Marketing) cuando en realidad lo único que importa es vender.

Hay que despertar el ser humano que tenemos dentro y tener un poco más de conciencia de lo que nos rodea, ser más críticos, cuestionar todo y pensar que nada ni nadie está en posesión de la verdad, que cada uno de nosotros tiene su propia verdad, su propia percepción de las cosas.

Cada persona es un mundo diferente y necesita cosas diferentes para ser feliz, por eso tenemos que buscar eso que es único para nosotros y que nos hace feliz.

Seguir al rebaño es un error, nos lleva a la frustración y a no saber quienes somos en realidad, porque nos cegamos y nos confundimos con lo que quiere la mayoría, que no es más que lo que quieren las grandes multinacionales, que nos rodean y nos atosigan con sus campañas de marketing.

El mundo es marketing, todo es marketing. Nadie te ofrece algo porque realmente lo necesitas, te crean una necesidad para luego venderte un remedio que solo te lleva a esa falsa felicidad de la que te hablaba (la felicidad orgásmica).

Y así es como nace el consumismo y crean a los perfectos consumidores insaciables, personas convertidas en robots dispuestas a dormir y hacer cola en la puerta de un establecimiento para comprar el último modelo del iPhone, 2 o 3 días antes de su venta.

Tú puedes vivir de lo que te apasiona, el problema es saber qué es lo que te apasiona, porque han condicionado y adoctrinado tanto nuestras mentes que nos sentimos perdidos y no sabemos lo que realmente queremos o podemos llegar a ser.

Nos han educado en serie, a todos iguales, todos recibimos la misma educación (doctrina) y eso no debería ser así. Somos únicos, especiales, inigualables, por lo que debemos también recibir una educación basada en las necesidades de cada uno.

Tienes que conectar contigo mismo, meditar, alejarte un poco del pensamiento colectivo y ser más el juez de tu vida, que no te guíen, marca tus pasos, coge las riendas y sobre todo no pienses solo en el dinero.

   

Deja un comentario